Pàgina:Historia de la lengua y de la literatura catalana (1857).djvu/109

De Viquitexts
Salta a la navegació Salta a la cerca
Aquesta pàgina no necessita ser revisada.


— 403—: reyD. Jaime, dice que está escrita con toda la elegancia, corrección y elocuencia de que es susceptible la lengua le- mosina, que no es mas que la lengua catalana. De este hermoso manuscrito, mientras estuvo guardado en el mo- nasterio de Poblet , se sacaron dos copias , y fué una de las primeras producciones que el descubrimiento de la im- prenta popularizó (*). En el reinado de D. Jaime I, el estudio de la lengua ca- talana fué muy general ; pues ante los tribunales, y en todos los actos públicos se escribia en esta lengua. La lengua catalana no solo se hizo popular en toda la monarquía, si- no que recibió con el uso aquella propiedad en los voca- blos , corrección y elegancia en la frase que solo es dado alcanzar á una lengua regular y perfecta. Desde entonces la lengua catalana reemplazó con ventaja á la lengua la- tina, la cual cada dia era mas descuidada. Desde enton- ces la lengua catalana fué la única que hablaban no solo los habitantes de las diversas provincias sometidas á la co- rona de Aragón , sino aun los estados vecinos , con los cua- les la guerra ó el comercio habian establecido íntimas rela- ciones f** La decidida protección que siempre manifestó el rey D. Jaime I á favor de las letras y de la lengua vulgar, contribuyó poderosamente á poner al alcance de todas las clases de la sociedad los conocimientos que hasta enton- ces habian sido patrimonio esclusivo de los hombres ilus- trados (***). Ella operó insensiblemente en la masa de la { *) Fué impresa en Valencia en casa (te la viuda de Juan Mey en 1557. (") Véase en la colección de piezas de Capmany, la carta del rey D. Jaime II, al rey de Túnez. (*** ) En esta época existían muchas traducciones del Antiguo y Nuevo Tes- tamento en lengua vulgar. Véase en el Apéndice de piezas diplomáticas por Cap- many, el decreto de las Cortes dal año 1234, que manda á los depositarios de es- tas traducciones, ponerlas en el término de 8 días en las manos del diocesano, so pena de heregia. Const. de Cat. lib. I cap. 2 } f. 7.