Pàgina:Historia de la lengua y de la literatura catalana (1857).djvu/118

De Viquitexts
Salta a la navegació Salta a la cerca
Aquesta pàgina no necessita ser revisada.


— m — En esa misma época, con corla diferencia , el historia- dor Montener se dio á conocer como excelente escritor. Fué el primero que escribió la historia con independencia , y manifestó en sus escritos talento y buen criterio. Sus obras fueron mas tarde impresas. D. Pedro Juan Martorell, escribió una novela caballe- resca, con este título: Tirant lo Blanch, la cual mereció los elogios del inmortal Cervantes. Es un tesoro de con- tento y una mina de pasatiempos; y en otra parte, dice Cervantes. El nunca como se debe alabado Tirante el Blanco. Esta ingeniosa novela fué traducida libremente por el conde de Caylús, de una traducción española (*) ; pero pa- rece que este escritor ignoraba que la obra original se hu- biese escrito en catalán (**). Mosen Juan Figuerola, compatriota de Martorell, es- cribió con muy buen éxito en catalán y en latin; y sus obras no vieron la luz pública sino hacia el año 4 496. Luis de A. versó, natural de Barcelona, de familia noble. Vivia en el siglo XIV en tiempo de Mosen Jordi. Escri- bió : Arte poética en catalán ; truximany ó intérprete del Gay saber. D. Juan I de Aragón le comisionó juntamente con Jai- me Martí, ambos caballeros de Barcelona, para que fun- dasen en la misma una academia de la Gaya-ciencia (***). ( + ) Biblioteque des Romans : Octobre 1783, 2.° vol. p. 4. (**) En uno de los aparadores del Gabinete de Lectura del Museo Británico me encontré con un ejemplar de la novela «Tirant lo Blanch» en lengua catalana en dos tomos en 4.°, de hermosa impresión gótica sin portada, pero al final dice* « esta obra se acabó de imprimir en la ciudad de Falencia el 22 de No- «viembre de 1490.» Amas de este ejemplar hay dos mas , uno en Francés , im- preso en Ambstardam sin fecha, en dos tomos; y el otro en italiano, pero no existe mas que el primer volumen, impreso en Veuecia en 1566, y ambos están en 12.° (***) Estos certámenes eran autorizadísimos ; teníanse en una sala ricamente adornada , y presidíanlos por lo común los reyes, y en su nombre una persona por ellos autorizada, sentada en una especie de trono, como arbitro principal de to- dos los qué aspiraban al premio. Sentábanse á ambos lados de la presidencia los