Pàgina:Historia de la lengua y de la literatura catalana (1857).djvu/131

De Viquitexts
Salta a la navegació Salta a la cerca
Aquesta pàgina no necessita ser revisada.


— 125 — comendó su estricta observancia á todos los empleados pú- blicos, quienes, según la ley, debian ser cátala nes , a ex- cepción de los tres primeros funcionarios y el arzobispo de Tarragona (*). Al sentarse los monarcas en el trono contraían ciertos compromisos, cuyo olvido pudiérales haber traído con- secuencias funestas ; pues conforme al uso antiguo, los re- yes de Aragón y sus sucesores los reyes de Castilla jura- ban conservar en Cataluña , el mismo lenguaje en los actos públicos ; «el mismo estilo en el despacho de los negocios, «las mismas leyes y usos, las mismas inmunidades, y la «misma forma en la administración en general (**).» Desde la nueva redacción de las Constituciones, el ol- vido de la lengua latina fué cada dia mas notable ; empe- ro por respeto á la costumbre antigua y por dar gusto á los que habían contraído el hábito de escribir en este idioma, se permitió que las sentencias de la real Audiencia po- dían redactarse en una u otra lengua. Esta fué la única excepción que tuvo el uso riguroso de la lengua catalana en aquella época. Fué, pues, el siglo XV, según los inteligentes, la época mas brillante para la lengua catalana. Voy á dar una rápida ojeada sobre algunos de los mas no- tables escritores catalanes que ese siglo produjo. Juan Manso , dominicano muy erudito, sabio viagero y teólogo, después de haber publicado varias obras, com- puso un tratado muy estimado sobre el idioma valencia- no (Ui 2). Antonio Cañáis, religioso y discípulo de san Vicente Ferrer, compuso algunas obras en catalán, y tradujo con buen éxito los nueve libros de Valerio-Máximo, al casle- ( *) Constituciones, 1. 1, lit. 5. (**) xun: Investigaciones, pájy. 18.