Pàgina:Historia de la lengua y de la literatura catalana (1857).djvu/148

De Viquitexts
Salta a la navegació Salta a la cerca
Aquesta pàgina no necessita ser revisada.


— 1 42 — nos hemos propuesto hablar de la gloria oVl principado de Catalu- ña; á cuyo propósito me ocurre un pasage de Isaías, cuando di- ce : Clama , quid clamabo ? Omnis caro fasnum ; et omnis gloria ejus quasi flos agri: exitatum est famun et cecidit flos Queremos pues seguir esta regla con vosotros, que sois una parte distingui- da y poderosa de nuestros dominios, no con ficciones, no con he- chos prestados, no con fábulas, ni elogios ideales, quare non sunt mihi loquelw ñeque sermones, si tan solo para manifestar la gloria de nuestro Señor que ha obrado en vosotros. Por tanto como no debemos callar la virtud, la gloria y la no- bleza del principado de Cataluña, y de sus naturales, bien pode- mos verificar el tema por nosotros empezado ; Gloria dicta sunt de te. Noble Congreso, noble principado de Cataluña, y vosotros ca- talanes, cosas gloriosas se han dicho de vosotros: por cuyas pala- bras se demuestran dos conclusiones muy singulares: la primera, que está claramente demostrada la virtud muy famosa : gloriosa dicta sunt: la segunda, de una Nación muy valerosa nombrada por todo el mundo: quia déte Pero para conclusión de estas palabras, quiero referiros una acción muy animosa del Rey nuestro bisabuelo, cuando despachó al Rey abuelo nuestro é hijo suyo á la conquista de Cerdeña. Te- niendo pues nuestra bandera Real en sus manos le dijo estas pa- labras: «Hijo mió, os entrego nuestra bandera antigua del princi- pado de Cataluña, la cual goza de un singular privilegio, que es menester guardéis bien, pues no está falsificado ni adulterado, an- tes bien se conserva puro, íntegro, sin falsificación , ni mancilla alguna, y sellado con sello de oro, y es este:» que en ningún tiem- po, en campo de batalla , donde nuestra bandera Real haya estado, fué vencida ni desbaratada : y esto por la gracia de nuestro Señor, y por la gran fidelidad y amor de sus subditos. Por cuyas razones podemos aplicaros lo que dijo Julio César viniendo de la conquis- ta de Germania á sus subditos: Alzad, alzad vuestras banderas, pues sois dignos de tener el imperio de Roma. Luego podremos muy bien deciros : Alzad, alzad vuestras banderas , pues sois dignos de poseer el principado de Cataluña.