Pàgina:Historia de la lengua y de la literatura catalana (1857).djvu/166

De Viquitexts
Salta a la navegació Salta a la cerca
Aquesta pàgina no necessita ser revisada.


— 100 — Desde últimos del siglo XVI, los sucesores de nuestros an- tiguos trovadores , aquellos que después de las revueltas políticas y civiles daban aun claras señales de vida , abando- nando los hermosos valles y amenas riveras de Cataluña por las áridas planicies dé Castilla, llevados de miras ambiciosas, y con él fin tal vez de engrandecerse á la sombra de la anti- gua Corte de los Recaredos , fueron los únicos que hicieron traición al habla de sus abuelos. Pero no desertaron todos , no; algunos quedaron en su patrio suelo, fieles á los cantos de su armonioso idioma; de aquel idioma que ha inmortali- zado á tantos preclaros y excelentes poetas y escritores. Muchos , muchísimos fueron los que en el retiro de su hermoso país , viviendo en una dulce independencia , y ale- jados de las cosas públicas, supieron ennoblecer é inmortali- zar su nombre eu sus bellas , científicas y literarias produc- ciones. Sabida es la tendencia asaz general en los talentos probos, cuando las disensiones políticas destruyen el pacto social , á dedicarse generalmente al estudio de la historia , como si el hombre pensador , á medida que los sucesos políticos se com- plican , buscara la solución en el trasunto de los sucesos pa- sados. Es por esto sin duda que este siglo cuenta con una infinidad de historiadores de un mérito muy distinguido. Pero lo que contribuyó mas que todo á amenguar en el Principado el gusto por la literatura catalana, fué la reunión de la casa de Aragón á la corona de Castilla ; y esta reunión salta á los ojos que había de herir de muerte la afición al es- tudio de las ciencias , de las letras y de la literatura de las provincias catalanas. Sin embargo de esto , no fallaron tam- poco en Cataluña en este siglo brillantes genios poéticos que supieron formarse con sus bellas producciones un hermoso nombre ; y estos genios inmortales son todavía el orgullo de la patria de los nobles Berengueres. No cabe duda tampoco que la lengua catalana con el ale- jamiento de la Corte , sufrió un golpe de muerte ; golpe ] em-