Pàgina:Historia de la lengua y de la literatura catalana (1857).djvu/173

De Viquitexts
Salta a la navegació Salta a la cerca
Aquesta pàgina no necessita ser revisada.


— 167 — De bienes tan caducos no me admiro Que la Fortuna da y á quitar torna : Por lo que con justicia me retiro, Es la virtud que el ánimo os adorna; Virtud que raya y límite no halla En lo que el bastón dura y la gramalla. Mas como los reflejos luminosos Que nacen de su gloria soberana , Dentro mi mente son tan grandiosos Que acobardan la musa inútil , vana ; Solo veránse efectos vergonzosos En mi faz, oh pahers, de vuestra grana; Sino me favorece vuestro aspecto , Seminario de amor y de respecto. Quisiera el Cielo que los ricos visos Que ilustran lo demás de este auditorio, Cuyo elogio en sus mármoles muy lisos Y en cuadros de marfil hace notorio La fama , y de su templo orna los frisos Con él , que es harto de ello meritorio , Cuanto le honro con respeto mudo Pudiera demostrar mi acento rudo. A tan justo temor, que me acobarda, El tema sin igual que en este dia Ha emprendido mi Musa tosca y tarda Añade mayor ansia y agonía ; Porque es su vena inútil y bastarda Empleada en tan ancha pradería , Cual en un campo de estension sobrada Una copa de agua esparramada.