Pàgina:Historia de la lengua y de la literatura catalana (1857).djvu/188

De Viquitexts
Salta a la navegació Salta a la cerca
Aquesta pàgina no necessita ser revisada.


— 183 — hé aquí mis armas, quítame la vida. Ah ! traspasa, enemiga, un pecho que vivía de adorarte, y morirá contento en obligarte. Borra con sangre, borra, airada y vengativa, la imagen que de tí conservo viva. Si te fastidia mi tenaz porfía con muerte cruel castiga mi osadia : si sufres por mi pena, mi muerte rompa fúlgida cadena. O cruel, ó piadosa, serena la tormenta en que me anegas contra mi vida ya que me la niegas. ¿Para qué es la segur? para matarme bastan mis tristes penas que tú, cruel, condenas. O fulgurante estrella ! por dó centellas de rigor conspiras, que por mi hado venero. Cesen, cesen las iras de una influencia siempre desdeñosa, no por gozar la vista que no espero, sino porque, fortuna mas dichosa, mi juventud alabe desdichada, si mira lastimada la causa de mi pena lastimosa. Nadie podrá impedirme de adorarte ingratísima Elisa, , pues el amante ardor de tu hermosura sigue tus pasos jan! cual sombra oscura. ¿Y culpará tu ingratitud tirana desde la urna infeliz, ceniza vana ! Elisa. A lástima me incitas, pero cuando me enseñas desesperada pena, mi libertad empeñas á zafar del amor dura cadena. O tirano 1 ó cruel Cupido ciego ! O Venus inhumana ! Dichosas, si, las aras de Diana I