Pàgina:Historia de la lengua y de la literatura catalana (1857).djvu/207

De Viquitexts
Salta a la navegació Salta a la cerca
Aquesta pàgina no necessita ser revisada.


— 201 — su hermano la honra de la victoria , se hizo un deber y un placer de dejársela pura y entera, y de igualarle en todo para alcanzar la destrucción de un enemigo tan formidable como Aníbal. Plutarco cuenta la conducta llena de moderación que observó en la Diputación que se le encargó por parte de la villa al Pro- cónsul de la Provincia. Viéndose su compañero de Diputación pre- cisado á quedarse por el camino, desempeñó él solo la comisión y con buen éxito : de vuelta ya, cuando iba á dar cuenta de su co- metido, su padre le advirtió que no hablara en su nombre solo, sino como si su compañero hubiese estado presente, y como si hubie- sen evacuado juntos el encargo. La causa de un consejo tan sabio, y de semejante procedimiento, no solo estaba ajustado á la equi- dad y á la humanidad , sino que quitaba aun á la gloria del suceso, lo que de costumbre desconsuela y exaspera á la envidia. Cicerón cuenta que entre él y Hortencio, era tal la unión, que se ayudaban, comunicándose sus doctrinas, avisándose y favore- ciéndose mutuamente. Este es un ejemplo raro entre personas de una misma profesión , y al mismo tiempo muy digno de ser imi- tado.