Pàgina:Historia de la lengua y de la literatura catalana (1857).djvu/211

De Viquitexts
Salta a la navegació Salta a la cerca
Aquesta pàgina no necessita ser revisada.


— 205 — sion dieron pasto á esos odios no eslinguidos , y que serán indudablemente , mientras no se siga otra política, un ele- mento perenne de discordias y de descontento. Sentado Felipe V en el trono de San Fernando, y so- metidas las provincias disidentes al poder del monarca ven- cedor, los catalanes fueron castigados no solamente con la abolición de las Cortes, sino también con la pérdida de sus nobles privilegios, y la prohibición absoluta de la en- señanza en lengua catalana y del uso de ella en los asun- tos públicos. Esta prohibición dictada en un momento de cólera contra los catalanes, fué fielmente ejecutada. Así es, que desde 1714 la lengua catalana se halla desterrada de las cosas de gobierno, y de la enseñanza pública , habién- dole cabido la suerte , desde aquel aciago acontecimiento, de hallarse colocada, como ya hemos dicho mas atrás , entre los demás dialectos que aun hoy se hablan en el hermoso suelo de la Península ibérica. Este fué el golpe de Gracia que, después de tantas glorias alcanzadas en las lides literarias, la divina Providencia parece tenia reservado á la literatura y lengua del antiguo Principado. Gúpole igual suerte al reino de Valencia al advenimien- to del duque de Anjou al trono de las Españas, por haber- le opuesto la misma resistencia que el principado de Cata- luña ; y el 14 de Agosto de 1 707 Felipe V abolió los fueros valencianos, y con ellos su hermoso y dulce idioma. Así se vio consumada la obra que Carlos V en su tiempo me- ditara. Bien puede decirse pues, que á excepción del reino de Navarra y las provincias Vascongadas, toda la monarquía Española se vio sometida á los fueros de Castilla y obliga- da á adoptar la lengua castellana. No fué menos sentida en el Rosellon la decadencia de la literatura catalana. Las mismas causas habian de producir forzosamente los mismo? efectos. También ese hermoso país vio arrevatados sus antiguos fueros ; se le obligó á adoptar