Pàgina:Historia de la lengua y de la literatura catalana (1857).djvu/23

De Viquitexts
Salta a la navegació Salta a la cerca
Aquesta pàgina no necessita ser revisada.


-17- los aborígenes y no de otra gente eslrafía al país. De lo que se deduce que cuando los celtas vinieron á Europa , la ha- llaron poblada, y que solo ocuparon el mediodía y la par- te central , pero jamas la parte del Norte. Los primeros pobladores de la Península divididos en una infinidad de tribus independientes, es claro que vivirian co- mo todos los pueblos bárbaros , ó bien en el seno de las montañas, ó bien en un estado de rivalidad continua; y no cabe duda que tampoco esta rivalidad seria causa de una débil resistencia contra las invasiones estrañas. III Varias fueron las naciones que sucesivamente dominaron desde tiempos muy remotos nuestro hermoso suelo, y las denominadas célticas fueron las primeras. Los celtas propiamente dichos al llegar á Europa, se es- tendieron por el centro y mediodía de la misma, como ya lo hemos indicado, y cuya época se remonta á los pri- meros tiempos históricos. Y según se desprende de la his- toria de los celtas, (*) estos formaban una comunidad de fa- (* ) Amadeo Thierry , dice que la población primitiva de las Galias estaba divi- dida en raza gálica y en raza kímrica, Las razas Kimri y las Galas ó Celtas son consideradas por los historiadores antiguos, Plutarco, Appio, Strabon, Diodoro de Sicilia como de una misma familia. Además, está demostrado que los Cimbrios son los mismos Cimerianos y representan la misma familia; y estas tres denominaciones Celtas, Cimbrios y Cimerianos representan pueblos hermanos. Estas tribus divaga- ban por las planicies que se dilatan entre el mar Caspio, el puente Euxino, la Tiras y el mar del Norte. Los antiguos los colocan en esos límites , esto es, frente á la Es- citia, de donde fueron lanzados y perseguidos los Celtas y los Cimbrios. Los Celtas dejaron el Oriente y no se detuvieron hasta colocarse en las orillas del Occéano. En esta larga travesía desde el Caspio hasta el Atlántico, los Celtas dejaron en su trán- sito restos muy considerables. Los Cimbros en la península danesa; los Boinos en al bosque Herciniano; los Tauros á orillas del Danubio, y muchas otras también Celtas quedaron tras la grande masa de la nación , la cual fué á concentrarse en la Galia. Los Cimbrios se estendieron por la Bélgica y la Gran -Bretaña, etc. Los Cel- ias se esparcieron hacia el occidente de Europa , y hoy dia los restos de esta gran familia en la Bretaña, en el pais de Gales, en Escocia y en Irlanda, conservan aun