Pàgina:Historia de la lengua y de la literatura catalana (1857).djvu/230

De Viquitexts
Salta a la navegació Salta a la cerca
Aquesta pàgina no necessita ser revisada.


— %n — lud catalana, y muy adecuada para que con ella se perfec- cione fácilmente en la lengua castellana. En 1852 el Sr. D.Jaime Vilaró, canónigo magistral de Sevilla imprimió en legua catalana y en verso, en casa de la viuda Pía de esta ciudad, una obra útil y muy espiritual, in- titulada : Trompeta de Ezequiel, ele. ü. Manuel Milá y Fontanals, catedrático de literatura, dio á la estampa en 1854 una colección de poesías catalanas de varios siglos , con el título de Observaciones sobre la poe- sía popular. No solamente en Cataluña se han impreso libros en cata- lán, como se acaba de ver, sino que hasta en Francia se ha comunicado este movimiento respecto á publicaciones en esta lengua. Algunos sabios de la vecina república cultivan aun hoy dia la literatura catalana. En 1836 se publicaron en Be- ziers las Memorias ó sucesos diversos de Jaime Mascaró. Tastú publicó en 1 834 en París «Los contrabandea , » can- ción nueva; y en 1 839 un Atlas en catalán , y una canción en honor de la armada francesa, etc. En 1843 en esa misma ciudad se publicó una colección de fragmentos en lengua de Oc. Y en 1846 se publicaron las ordenanzas é costumas del llibre blanch ; y muchos otros en lengua provenzal. Actualmente M. Wolff, bibliotecario de la imperial de Vie- na , acaba de publicar una obra muy notable en su clase, intitulada: Muestras de romances populares portugueses y catalanes. ¿Qué nos prueba esto? Que no es solo en Cataluña donde se observa este vivo movimiento en favor de la litera- tura catalana, sino también en el estrangero. Otras obras se han publicado aun en legua catalana fue- ra y dentro del antiguo Principado, á mas de las que ya hemos enumerado ; pero no las citamos por no recordarlas en este momento. Empero bueno es que quede aquí consig- nado, que todas estas publicaciones , en catalán las unas , y en catalán y castellano las otras, son una prueba evidente