Pàgina:Historia de la lengua y de la literatura catalana (1857).djvu/25

De Viquitexts
Salta a la navegació Salta a la cerca
Aquesta pàgina no necessita ser revisada.


— 19 — resolvieron apoderarse de tan privilegiado país por medio de la astucia ; y parte de la Península quedó sometida á la dominación de la ambiciosa Cartago, cinco siglos antes del nacimiento de Cristo. Los romanos gente muy belicosa y la mas conquistado- ra de la antigüedad , no pudieron consentir que el viento azotara sobre la tierra ibérica otras enseñas que sus águi- las; y envidiosos del engrandecimiento de los Cartagineses, imaginaron como podían derribarlos de su puesto y ocupar ellos tan rico y hermoso territorio. Estallaron las célebres guerras púnicas : torrentes de san- gre corrieron por nuestras amenas planicies; y Escipion el joven alcanzó someter nuestra Península al imperio de Ro- ma, después de haber derrotado á los cartagineses y de- más nacionalidades que habitaban en distintos puntos del país , las cuales se habían reunido bajo un mismo estan- darte para salvar cuanto menos la patria común. Los he- roicos esfuerzos que esas gentes hicieron contra los roma- nos fueron inútiles ; porque estos últimos , venciendo á unos tras otros , al cabo de ochenta años de una tenaz resisten- cia quedaron dueños de toda la Península ibérica. Tan pronto como Roma legitimó sus conquistas , sus aguer- ridas legiones depusieron la espada y la lanza para empu- ñar el azadón. Los lazos físicos y morales que unían á nuestros antiguos padres fueron rotos; pero en cambio vieron abrir nuevas vías de comunicación que facilitaron á los romanos el reu- nir algunas de las tribus dispertas y apartadas ; y la fácil y continua comunicación con aquellos pueblos proporcionó á los vencedores poder morigerar un tanto la resticidad de los mas de los vencidos. Los progresos que los romanos hacían en el país eran asombrosos. Por todas partes veíanse levantar templos, an- fiteatros , circos y magníficos edificios públicos , que reve- laban de una manera evidente los rápidos progresos que esas gentes hacían en el país.