Pàgina:Historia de la lengua y de la literatura catalana (1857).djvu/50

De Viquitexts
Salta a la navegació Salta a la cerca
Aquesta pàgina no necessita ser revisada.


-44 — Las lenguas no mueren sino cuando muere la humanidad que las habla. Estoes una verdad incontestable; y sino, díganlo las Islas Canarias. ¿Dónde están sus primitivos ha- bitantes losGuanchos? ¿Qué ha quedado de la lengua de los antiguos moradores de esas islas Afortunadas? Nada, absolutamente nada. (*) ¿Qué ha quedado asimismo de los indígenas de las Islas de Cuba, Puerto-Rico, Santo Do- mingo? ¿Qué es lo que nos queda en esas islas del lengua- je de sus primitivos moradores? Lo mismo que quedó del de las islas Canarias: nada. Destruidos y esterminados sus primeros insulares, la lengua que hablaban aquellas gentes desapareció de un todo, encarnándose en ellas la lengua de sus conquistadores. No sucedió así en el reino de Má- gico, ni en la América del Norte , ni en el Continente ame- ricano. ¿Y porqué? porque en esos puntos no fueron es- terminados sus primeros moradores. Por esto sus dialectos viven aun, y probablemente vivirán mientras las razas abo- rígenes de esos países no desaparezcan de un todo (**). ( * ) Essais sur les iles Fort.unées. ( ** ) Ya sabemos que un pueblo que de dominador pasa á ser dominado no puede existir en aquel mismo pais , porque es perseguido de muerte. Pero á los indígenas del pais conquistado se les deja vivir, y viviendo ellos (como hemos dicho ) viven sus lenguas. Mas ¡guay! del dia que esos pueblos sojuzgados puedan rehacerse y ven- cer á sus opresores, como lo hicieron los españoles cou los árabes, que no se contenta- ron con vencerlos, sino que no pararon hasta lanzarlos de la Península. El decreto que Felipe II dictó fué para ellos decreto de esterminio. Igual suerte sufrirían las Amé- ricas si sus indígenas tuvieran fuerza para alzarse un dia y vencer á sus actuales dominadores. Este es el orden natural de los vencedores con los vencidos. La historia nos lo prueba palpablemente. El ejemplo de los Godos contra los romanos , el de los árabes contra los godos , y la reacción de los españoles contra los árabes y sus resultados, pintan al vivo las consecuencias de todo pais que de dominador pasa á ser dominado, y vice versa. Los vencidos huyen , y con su fuga llevan su leugua á pais estraño, no como cuerpo de nación sino como individualidades : y bien puede decirse que su len- gua sobrevive en esas tierras estrangeras hasta sus hijos, pues entroncando estos con los naturales del pais-en que se hallan , la lengua de sus padres acaba en ellos. De aquí se desprende una verdad luminosa , que los aborígenes de un pais por mas dominaciones que sufran de naciones estrañas , su lengua vive encarnada en él como el alma ai cuerpo mientras'tiene vida. Este es un hecho innegable.