Pàgina:Historia de la lengua y de la literatura catalana (1857).djvu/65

De Viquitexts
Salta a la navegació Salta a la cerca
Aquesta pàgina no necessita ser revisada.


— 59 — fusión y ei desorden , cuando por una de aquellas fatalidades pierde el juicio; pero no en las lenguas, porque no están suge- tas á estas alteraciones. Entonces ¿porqué no se deja esta sen- da errónea, insostenible, de que las lenguas vulgares se for- maron de la corrupción del latin? Lo peor de todo es, que los mismos que sostienen esta teoría, esto es , que las len- guas vulgares se formaron de la quiebra ó corruptela de la lengua latina , aducen ejemplos y argumentos que , bien me- ditados , se ve que surten un efecto contrario al que se pro- ponen. Lo cierto es, que aun cuando algunos pueblos sean sub- yugados por otros, durante algunos siglos, continúan los primeros hablando la lengua de sus padres, por que llevan en sí una tendencia innata á ciertas formas ó estructura gra- matical siempre la misma, como lo demuestran evidentemen- te las lenguas que se hablan en todo el mundo. Este es el orden natural y progresivo de las lenguas: es una ley in- variable en la naturaleza humana. Por esto en vez de haber sido sufocadas las lenguas ca- talana, vascuence y gallega con la incorporación de Cata- luña, Vizcaya y Galicia á la corona de España, ha sucedi- do lo contrario ; pues las lenguas ó dialectos de estos pue- blos han ido perfeccionándose y enriqueciéndose siempre con el contacto continuo de la lengua castellana. Cuando progresa la lengua dominadora de una gran nación , pro- gresan así mismo los idiomas enclavados en la misma. Esto es incontestable. Los dialectos de España, Francia, del mun- do todo, á voz en grito lo proclaman (*). Así es como andando los siglos esos dialectos adquirirán tal riqueza y perfección , que solo se diferenciarán de la lengua general del pais en que radican en la pronuncia- ción de algunas letras ; porque en cuanto á la significa- ' ' ) Véase al fin de cslc libro los apéüdices B y C.