Pàgina:Historia de la lengua y de la literatura catalana (1857).djvu/69

De Viquitexts
Salta a la navegació Salta a la cerca
Aquesta pàgina no necessita ser revisada.


— 63 — celona tomaron asiento en sus hermosos dominios como con- des soberanos, la nobleza catalana se agrupó en derredor de ellos y topó una parte muy activa en las espediciones mi- litares, en los torneos, en las justas y regocijos públicos, señalándose en ellos de una manera muy noble y muy hon- rosa. Barcelona , la corte y residencia de los nobles Condes, iba adquiriendo de dia en dia, con el esplendor de estas fies- tas públicas, un famoso renombre, y en estas fiestas y reu- niones la lengua catalana adquiría tal perfección, que por su fácil giro, dulzura, suavidad y armonía la hacian cada vez mas estimable de los ingenios estrangeros y de los nobles y trovadores de la corte. En los intervalos de reposo que dejaban las guerras con- tra los moros , algunos guerreros trovadores empezaron á espresar en verso, y en su propia habla , los favores y pre- ferencias que de las bellas y damas de la corte honrosa- mente recibían. El amor les acompañaba á todas partes, y él coronaba también la constancia, los talentos y las empre- sas de esos nobles guerreros y entendidos trovadores. Y los restos de las producciones que nos han quedado de esos hi- jos de las musas, nos prueban evidentemente lo que fueron los esclarecidos poetas de aquella época. La armoniosa lengua catalana que los mas de los trova- dores manejaron hábilmente , fué en adelante la lengua de los ingenios y de la nobleza; puesto que los príncipes la aco- gieron con entusiasmo, y mas de una vez tuvieron agran- de honra el componer en ella. Por esto, tan luego como los nobles Condes recitaron sus cantigas, sus baladas y sus las- timeros lays en su propio y genuino idioma , fué cuando la poesía catalana comenzó á brillar de una manera admirable en todo el antiguo Principado. La poesía ejerció en la mo- rigeración de las costumbres del pueblo catalán una extraor- dinaria influencia, y es indudable también que ellaacceleró rápidamente el renacimiento de las letras. Cábele la glo-