Pàgina:Historia de la lengua y de la literatura catalana (1857).djvu/75

De Viquitexts
Salta a la navegació Salta a la cerca
Aquesta pàgina no necessita ser revisada.


— 69 — los catalanes propagasen su idioma á las naciones vecinas '■> porque, como hemos dicho mas atrás , en aquella época to- dos los pueblos del mediodía de Europa hablaban con corla diferencia una misma lengua. Tan pronto como se formaron esas pequeñas nacionali- dades, y las musas catalanas cantaron el amor y la galan- tería, comenzaron á pulirse los dialectos de esas pequeñas nacionalidades, y el catalán, sea dicho sin jactancia, fué el que les llevó la delantera en la gaya-ciencia (*). Cesen, pues , de disputarse la primacía de haber dado origen los unos á los oíros, porque todos esos dialectos , en aparien- cia enmudecidos, hacia muchos siglos que vivían y estaban encarnados en el seno de esos diversos pueblos. La gloria la tiene el que antes que ningún otro salió á la liza , é hi- zo gala de su dulzura , de su riqueza y elegante decir can- tando trovas de amor. Este y solo éste tiene la gloria de ha- ber sido primero. Nuestra tarea es ahora la de reseñar la literatura de la lengua catalana, siguiendo paso á paso su infancia, su vi- rilidad , y su decadencia hasta nuestros dias. fundadas. (Véase, Lexique Román, t. 2.°, introducción , desde la pag. XXVII has- ta la XCII.) Véanse así mismo al fin de la presente obra los apéndices B y C, y por las mues- tras que allí aducimos, de todas las lenguas y dialectos que se hablan en el me- diodía de Europa, se verá que son todos hermanos; esto es, de una misma familia. Es imposible que en tan estenso territorio, casi sin comunicación en aquellos apartados tiempos, se fundiesen tan uniformemente y en un mismo molde todas estas lenguas y dialectos de los restos del latín. Para nosotros, repetimos, es enteramente imposible. Su uniformidad revela otro origen ; y nosotros no vemos otro que el que Dios dio á los abo- s de todo este hermoso y dilatado territorio: su primitiva habla. (*) «El estudio de esta lengua ( la catalana), el arte de dirigir las fiestas, cu- ya galantería era la ley suprema y el placer su único objeto, fueron llamados ga va ciencia. Véase á Giménez, t. I. p. 2.