Pàgina:Les Tragedies de Séneca (1914).djvu/19

De Viquitexts
Salta a la navegació Salta a la cerca
Aquesta pàgina ha estat revisada.


dicción y derechos a ella inherentes, alta y baja justicia, etc.
 Corría el año 1390 cuando el conde de Armagnac invadió las tierras del Rosellón y Ampurdán sin motivo, según algunos historiadores; para vengar la prisión del arzobispo de Burdeos; según otros, o, lo que es más cierto, pretendiendo hacer valer con las armas en la mano los derechos que le había traspasado acerca de la corona de Mallorca Doña Isabel, marquesa de Monferrato. Vertiéronse ríos de sangre y las poblaciones fueron incendiadas y entregadas a los horrores del pillaje por Bernardo de Armagnac, hermano del conde, que mandaba un numeroso ejército reclutado entre las famosas Compañías Blancas que tanta celebridad alcanzaron en Castilla sirviendo a las órdenes de Duguesclín; bandas de aventureros sin ley ni freno, dedicadas al bandidaje en diversas provincias del Mediodía y Oeste de Francia. Bernardo tomó por asalto varias poblaciones del Ampurdán, llegando a someter casi toda aquella comarca; y en este punto, el rey D. Juan, que había conseguido el acatamiento de los barones catalanes, decidió marchar contra los franceses, para lo cual reunió sus huestes en Gerona. El gobernador de Rosellón, Gilaberto de Cruilles, siguiendo los consejos del valeroso D. Antonio de Vilaragut, empleó un excelente plan de ataque, resultado del cual fué que a fines del siguiente año abandonara el conde de Armagnac sus pretendi-