Pàgina:Les Tragedies de Séneca (1914).djvu/24

De Viquitexts
Salta a la navegació Salta a la cerca
Aquesta pàgina ha estat revisada.


cer y la dote de su mujer. Lo que no puede negarse es que con la unión de los enumerados estados de su esposa a los suyos, consistentes en el castillo de Madrona, Trullas, Alcahicia, Sollana, Dos Aguas y Alacuás, llegó a convertirse en uno de los ricos hombres más poderosos del reino Valentino.
 Tuvo tres hijos legítimos, Ramón, Jaime y Berenguer, y uno bastardo, Juan.
 D.Jaime, que en 1388 figura en el testamento de su madre, falleció en vida del padre, dejando una hija natural llamada Doña Juana de Vilaragut, la cual fué adoptada por su famosa tía Doña Carroza, quien la casó con D. Pedro Pardo de la Casta, señor de la Casta y de la villa de Aviego en Aragon.

 El primogénito D. Ramón sirvió a los reyes Juan I, Martín I, y al hijo de éste, del mismo nombre, monarca de Sicilia, de cuyos estados pasó a Cerdeña como capitán de caballos. No seguiremos sus memorables hechos que llenarían muchas páginas, y sólo manifestaremos que en su tiempo llegó al mayor apogeo la importancia y poderío de la familia Vilaragut, la que sustituyó a la de Soler como rival de la de los Centelles[1].

  1. En el interregno que terminó en Caspe figuran en lucha enconada los bandos de Vilaragut y Centelles, que se reunieron en dos parlamentos; el de dentro, o de D. Pedro de Vilaragut, en el palacio del Real de Valencia, y el de fuera, o de los Centelles, en Paterna, declarándose los primeros por D. Jaime de Urgel y los segundos por Don Fernando de Antequera. Del parlamento reunido en Vinaroz obtuvo la presidencia D. Ramón de Vilaragut, lugarteniente general del goberna-