Pàgina:Obres de Ramón Llull (1886).djvu/10

De Viquitexts
Salta a la navegació Salta a la cerca
Aquesta pàgina ha estat revisada.


ramente de que en la fama de aquel genio singular se cifraba la mayor gloria de nuestra tierra. Su casa y cenobio, el claustro y el altar que su fervor y su iniciativa levantaron, todo cuanto santificó su presencia había cedido á la acción destructora del tiempo. Sus obras, inéditas unas y publicadas otras en la lengua de los doctos, yacían relegadas al olvido en el fondo de las bibliotecas. Hasta la tradición misma como que, indiferente, ya no curase de relatar las piadosas consejas con que poetizara aquella vida extraordinaria, tan austera como había sido antes loca y disipada, tan activa en el mundo como en la soledad extática y contempladora. Y si entre las breñas de su retiro acaso se detenía el viajero para admirar los encantos de la naturaleza, mucho era si se acordaba del nombre del penitente y del sabio que, soñando la adoración de la cruz en todo el orbe, sacrificóse todo entero á su ideal constante, y legó á la posteridad las concepciones grandes de su vastísima inteligencia y el ejemplo glorioso de la virtud más alta, de la abnegación más sublime.