Pàgina:Chronica o comentaris del rey en Jacme primer (1873).djvu/16

De Viquitexts
Salta a la navegació Salta a la cerca
Aquesta pàgina ha estat revisada.


las de la fi del present llibre; y de aquell lo he fet jo copiar per ma de Jaume Farren estudiant criat meu...»
 En La Cronica de'n Bernat Descoll atribuída per llarch temps a Pere IV s'hi llig que lo dit Rey Pere IV a Barcelona lo Diumenge 21 de Novembre del 1344 «a hora de prim son. Nos encara no erem gitats, e legint libre o Chronica del senyor rey En Jaume tresavi nostre...»; exa lectura pogué ferla lo Rey ja en un codex primitiu existent en lo Arxiu Reyal, del que aviat parlarém o be en la copia de Poblet ja coneguda que li hauria presentat l'abat Copons poch apres d'acabada d'escriurer. Ara be lo mateix Rey maná alguns anys mes tart al escribent de sa Curia Joan de Barbastro[1] que tragués una copia de la Cronica

  1. Lo senyor Llabrés, en un estudi titolat «Bernardo Dez-coll es el autor de la Cronica Catalana de Pedro IV el Ceremonioso de Aragón que fué escrita por los años de 1365 á 1390» publicat en la Revista de Archivos... (Novembre de 1902 y Febrer y Març de 1903) posa la seguent nota en la plana 95 (del nombre de Febrer): La circustancia de haberse tenido hasta hoy por tradición que el original de la Cronica de Don Jaime existía en Poblet, las ricas miniaturas que adornan dicho códice, custodiado en la Biblioteca universitaria de Barcelona, su grande y hermosa letra dan cierto carácter de verosimilitud á semejante especie, si bien las variantes que en el se notan con los nueve códices restantes que conocemos, desvanecen semejante aserto. Nada tendría de entraño que el mismo códice de Poblet, recien acabado de escribir, hubiese sido presentado al rey por el Abad Pedro de Copons, quien lo mandara escribir á fin de conservar en su biblioteca la Crónica de aquel valeroso rey, que tan honrosa sepultura tenia en su monasterio. Lo que si es indudable que en la autenticidad del códice de Poblet no creería el rey don Pedro, toda vez que, más adelante, al mandar al escribiente de su curia Juan de Barbastro, natural de Zaragoza, que le sacase una copia en pergamino de gran tamaño y hermosa letra, no se